Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


10

No te voy a decir donde está el blog. No te voy a dar la dirección.

Me parece de una desubicación total que me hayas preguntado eso.

No te quieras hacer el amigo, Batracio. Las sesiones con vos no van a ningún lado. Mañana le voy a decir a mi viejo que si quiere que yo haga terapia con vos, que la pague él.
Yo bastante gasto mi tiempo y mis ojos en verte, como para encima tener que abrir la billetera.
Papi tiene plata, que la ponga.

0 comentarios: