Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


14

Si le pusiera un nombre a mi diario/blog no sería un nombre de persona. Podría ponerle "Querido Batracio"... pero me resisto a darte tanta importancia.

Encontre una imagen linda para ponerle, ahora no me gusta el nombre. Se me ocurren mil cosas pero está todo usado. Y lo peor es que hay nombres con toda la onda desperdiciados en blogs abandonados desde el 2006 o antes. Pero muchos en el 2006.

Descubrí cientos de blogs abandonados sin siquiera UN puto posteo. Encontre que hay mucho brasileño registrando nombres de blog al pedo, que después no usan.

La idea no es poner un nombre cualquiera, que también está usado ya. Cuac!
Para conseguir un nombre que valga la pena hay que poner cosas muy largas. Opté por dejarlo en algo adecuado a mis cambios de humor. :P

Si sigo así voy a perder todo el día con esto, pero estoy contenta. Algo de razón tenés, Batracio querido. Sirve de terapia tener un blog.

Me siento como los locos que hacen ceniceros o amasan facturas. Yo tengo un blog... lo lleno de cosas, lo adorno. Ya me reconcilié con la idea de tener un blog. Aunque todavía no sé bien qué voy a escribir...

0 comentarios: