Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


26

Acabo de cenar. Se impone otro cigarrillo y la reflexión de la noche:
¿Qué sería de mi vida sin el freezer y el microondas?

0 comentarios: