Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


28

Tengo el turno (suena muy de telo...) con el Batracio a las cinco y media. Faltan dos horas. Me cansé del chat, de escuchar música y de ver la tele.

Me quiero dar un buen baño y se acabaron las sales y la espuma. Odio..! Odio no tener sales de baño. Típico que hoy es el día libre de Marita, que si no la mandaba a comprar o al menos me desquitaba con ella por no darse cuenta que no hay más. Grrrr

Quiero mi baño con sales y espuma! Una vez probé hacer mucha espuma con shampoo, pero no es igual, para nada.

Esto ganatiza que mi hubor con el Batra no va a ser de lo mejor. Igual, tengo curiosidad por ver con qué me sale. En el fondo, creo que ya le tomé cariño al boludo.

1 comentarios:

Soñadora on 18 de diciembre de 2009, 11:34 dijo...

Será que a todo nos acostumbramos? jejje
Besitos