Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


32

Odio la tensión y el nerviosismo que me produce salir con alguien de sexo masculino por primera vez. Me compro ropa, accesorios, voy a la peluquería. Nada de eso suele darme seguridad.

En general, salvo muy pocas excepciones y pienso y pienso y ahora no se me ocurre ninguna reciente, termino reseteando los cambios y voy con algún conjunto que ya tengo.

Quisiera poder decir que el problema es mío.
Sería mucho más fácil remediar todo si el problema estuviera en una sola persona.
Pero el problema no soy SOLO yo.

Yo soy yo y mis circunstancias. Quite complicated, let me tell you.

0 comentarios: