Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


34

Hola Bloggie, el fin de semana se pasó volando.

El sábado a la noche, a las 22:10, cuando Fabián tocó el portero, le dije: Ya bajo.

Agarré la llave, el celu, la cartera y mientras abría la puerta me vi en el espejo y el vestido celeste que llevaba no me gustó. Tiré la llave, el celu y la cartera al suelo y corrí a sacarme todo y ponerme mi vestido favorito (de cocktail) negro con breteles de cadenita y unas sandalias de taco negro.

Cuando salía me di cuenta que había dejado la puerta abierta... Igual, fue solo un minuto.


7 comentarios:

Otra vez a viajar al olvido... on 21 de diciembre de 2009, 15:19 dijo...

me pasa todo el tiempo, lo de la puerta, el problema es que nadie quiere entrar...

Sabrina on 21 de diciembre de 2009, 20:57 dijo...

¿Cóo mo que te pasa todo el tiempo?
Me pasó una sola vez y me quise morir!!

Mery Swanson on 22 de diciembre de 2009, 0:40 dijo...

jajajaj mil veces me pasó!!! besotess

Anónimo dijo...

Nunca habia visto un diarioblog...me gusta...mucho!...a veces los enfermos de los terapeutas tienen buenas ideas!...

la hice esa eh, pero me olvide la llave del lado de adentro del depto dsps :D...

besos miles

Tam



ohmygodthattammyshameless

Otra vez a viajar al olvido... on 22 de diciembre de 2009, 14:28 dijo...

sisi, me pasa, y me acostumbré, ya no le doy importancia...

Sabrina on 23 de diciembre de 2009, 7:18 dijo...

Tam, al final parece que sí era una buena idea, o no era tan mala después de todo.

A Mery Swanson y a Otra vez viajar al olvido les pasó lo mismo y me daja más tranquila saber que no es cosa mía nomás.

Gracias por el apoyo!
:)

Bella on 29 de diciembre de 2009, 15:41 dijo...

Yo siempre dudo al verme frente al espejo antes de salir... lastima que como soy maniática de la puntualidad, prefiero salir como estoy a llegar tarde.

Pucha.