Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


- Impasse -

Llegó el día, Bloggie.
Nos espían... Vestite y peynate que viene gente, che.
No sonrías con esa cara de nene constipado. Seriedad. Corrección. Hacé como que nadie nos mira...

No lo puedo creer, yo quería y no quería. Y ahora así, todos juntos...

Me muero! Y yo que pensé que era un buen día para empezar a dejar de fumar. Bajo al kiosco, me fumo un pucho y después, tranquila, respondo los comentarios.

4 comentarios:

Mery Swanson on 15 de diciembre de 2009, 22:52 dijo...

X suerte no fume, pero por suerte para mi, jamas habria podido dejar... animos, quien te dice un dia, el puchito sea cosa del pasado...
besotesss

Sabrina on 15 de diciembre de 2009, 22:59 dijo...

Hola Mery Swanson,
No empieces. Yo empecé de chica, fumando cigarrillos que le sacaba a la esposa de mi papá.
Por eso fumo los Virginia, que encima me garantizan cargadas donde voy...
:)

Soñadora on 16 de diciembre de 2009, 19:29 dijo...

Si o no que tiene su gustito el saber que alguién más lee lo que escribimos? Nuestras letras se visten de etiqueta!
Besitos,

Sabrina on 17 de diciembre de 2009, 9:46 dijo...

Hola Soñadora! Volviste!
Y yo con la cara llena de lagañas y en pantuflas... que horror!!
:)