Empecé terapia. Y lo que me dijo el imbecil de mi terapeuta, el enfermo ese que Dios sabe como mierda tiene un título universitario, es que me conviene empezar un diario para soltar lo que me pasa. Que es bueno que escriba cosas que pienso o que me pasan, cuando me den ganas, para que después las veamos en terapia (si yo quiero). Y no, no quiero. Pero igual... escribo.


2010-01-10

Ya se pasó la vorágine de las fiestas. Terminó el 2009, ya está, ya no vuelve. Se cerró. Ahora hay que pensar en modo 2010, ya estamos en enero...

Qué loco, es siempre igual.
Llega Octubre y pienso: "chau, ya casi se acabó el año..."

En Noviembre ya están todos con las ventas de Navidad, las vidrieras decoradas en rojo y verde; los arbolitos y los adornos para el arbol a la venta ocupan todas las veredas; arrecian las publicidades de juguetes y otras cosas "regalables"; todo el mundo tiene apuro por reunirse, reencontrase con los ex (ex amigos, compañeros, amantes, huesitos, parejas), por cerrar cuentas, por liquidar deudas, firmar contratos, despedirse, mudarse, recibirse, rajarse, comerse un compañero/a de trabajo, empezar dietas.

Llegan y pasan la fiesta del trabajo, otras fiestas de trabajo de otros (con más onda, las hacen abiertas, llevás a cualquiera), la cena del 24 en casa del viejo (formal, familiar, a-bu-rri-da, pero imposible pensar en faltar), la resaca espantosa del 25, la cena del 31 en casa del viejo (siempre interesante, nunca sabés a quien te podés encontrar ahí), la resaca amistosa del primero de enero.

Y después, en un parpadeo, ya es 10 de enero y yo estoy acá, con un año nuevo por delante. Peguntándome por milésima vez qué quiero de mi vida.

Se suponía que eso tenía que hacerlo el mes pasado, para estrenar el 2010 con resoluciones firmes. No sé cómo se me patinaron los días... otra vez.

2 comentarios:

John Doe on 11 de enero de 2010, 18:33 dijo...

"El tiempo, es la manera en que la naturaleza evita que todo suceda en un mismo instante!"

Si pensaramos en el tiempo como en un comodity, sería probablemente el más caro de todos; una vez que se consume, no hay como recuperarlo.
Que increíble valor debemos otorgarle, no?
Pero como somos simples mortales, debemos lidiar con el con las limitadas capacidades que tenemos.
Si fuera de otra forma, probablemente sería muy aburrido!
No desesperes y disfrutá de esos momentos que no queremos que terminen jamás!

Besos.

"Long is the way and hard, that out of hell leads up to light." (John Milton - "Paradise Lost")

Soñadora on 14 de enero de 2010, 19:18 dijo...

Hace algún tiempo que cambié las resoluciones a largo plazo, por el ¿cómo viviré el día de hoy? creo que me da mejor resultado!
Besitos,